viernes, 3 de abril de 2015

Hijos y amantes (D.H. Lawrence)



Gertrude Morel, una delicada aunque enérgica mujer, ha dejado de amar a su aburrido y desestructurado esposo para dedicarse por entero a sus hijos, William y Paul. El conflicto surgirá, de manera inevitable, cuando Paul se enamore y quiera escapar del sofocante abrazo de su madre. Situada en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial, Hijos y amantes (1912) refleja con inigualable maestría los problemas que genera toda transición: de un pasado agrícola a un futuro industrial, de una generación a la siguiente. De la niñez a la adolescencia.


Hijos y amantes ha supuesto mi reencuentro con Lawrence. Se trata de una novela autobiográfica en parte, y dicen que reescrita al menos cuatro veces. Para mí ha sido un novelón de principio a fin. 

No es una lectura fácil, es densa, pausada, que en la mitad de la historia parece que no avanza, pero aún así me ha gustado. Hacía tiempo que no leía un análisis tan profundo sobre unos personajes. 

La primera parte cuenta el matrimonio de los Morel. La desilusión de Gertrude ante un matrimonio que no es lo que esperaba, con un marido alcohólico y brutal en el ambiente minero de la Inglaterra profunda. Así las cosas, la señora Morel se vuelca en sus hijos, con la esperanza de que ellos sean todo lo que ella no pudo ser. 

En la segunda parte el segundo hijo de los Morel es el protagonista. Paul es tímido, sensible y aspirante a pintor. Cuando las mujeres entran en su vida se descubre que es un personaje confuso, indeciso y contradictorio. 

Miriam, su amiga de la infancia, es todo lo que Paul podría desear intelectualmente. Ambos se sienten unidos espiritualmente, pero la falta de atracción sexual es un lastre que Paul no puede superar. Todo lo contrario le ocurre con Clara, una mujer luchadora que vive separada de su marido, representa la pasión pero con la que no encuentra esa comunión intelectual y espiritual. 


Paul no puede estar con ellas mucho tiempo, se siente agobiado y las rehúye, pero al mismo tiempo no se decide a abandonarlas. 

El problema de Paul con el sector femenino tiene su origen en la mujer de su vida, su madre. No es que la señora Morel sea una madre dominante, todo es mucho más sutil. No considera a ninguna mujer idónea para su hijo. Miriam le resulta demasiado absorbente y sabe que Paul se aburrirá de Clara tarde o temprano. 

Para Paul su madre es el pilar de su vida, no puede, no quiere abandonarla, “mientras tú vivas, nunca me casaré” le dice, y pretende actuar en consecuencia sin querer renunciar a nada.  







24 comentarios:

  1. Una lectura muy interesante. Resulta casi increíble que en 100 años no ha cambiado nada en algunos aspectos.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que cambie nuestro entorno o la vida, parece que los humanos seguimos siendo lo mismo.
      Besos

      Eliminar
  2. No he leído aún nada de este autor. Y me parece que este libro podría ser un buen estreno. Me gusta mucho que los personajes estén tan bien descritos, tan bien desarrollados.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una lectura liviana pero merece la pena. Me ha gustado más que el de Lady Chatterley.
      Besos

      Eliminar
  3. Como siempre, nos traes una lectura super interesante. Ahora mismo no me voy a poner con esta obra porque tengo mucho pendiente, pero la anoto para un futuro. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, esos eternos pendientes que no hacen más que crecer. Si algún día lo lees espero que me lo cuentes.
      Besos

      Eliminar
  4. Vaya por dios tiene pintaza... Es increíble la descripción que haces de la madre, es totalmente igual que algunas señoras de mi pueblo... Por eso los clásicos son clásicos, porque sus temas siempre tienen vigencia!

    Besooossss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos personajes podrían ser de nuestra época, estoy de acuerdo contigo, por eso son clásicos.
      Besos

      Eliminar
  5. Una lectura pausada, pero con muy buena pinta. Tomo nota. No he leído aún nada de este autor, aunque en casa tengo "El amante de Lady Chatterley". ¡Empezaré por aquí para probar! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El amante de Lady Chatterley" hace mucho que leí y no sé si es por eso pero "Hijos y amantes" me ha gustado más.
      Ya nos contarás. Un beso

      Eliminar
  6. Este pinta bien aunque yo y Lawrence me parece que no tenemos feeling ninguno. No pude con El amante de Lady Chatterley. Lo tuve que dejar a medias porque aquello me parecía de lo más aburrido... Aunque entiendo que en la época escandalizara a todo el mundo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su estilo es lento, descriptivo y puede hacerse aburrido. Si te interesa la historia no hay problema, pero si se te hace cuesta arriba... Creo que la fama de Lady Chatterley perjudica a Lawrence, porque ahora no escandaliza a nadie xD
      Besos

      Eliminar
  7. ¡Hola!
    Pues me parece muy interesante, sin duda tomo nota de la recomendación.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, ya me contarás si te animas ;)
      Un beso

      Eliminar
  8. Ay tengo muchísimas ganas de estrenarme con Lawrence, aunque tenía pensado coger Lady Chatterley primero, pero me estás tentando. Me encanta lo que dices de ser un novelón de principio a fin, exactamente mi tipo de libro :P Y me gusta mucho la edición de DeBolsillo, la portada es muy bonita y será accesible (espero) Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es accesible y con buena letra, que parece Lawrence está poquillo olvidado y menos mal que Debolsillo nos lo pone más fácil.
      Me ha gustado más esta novela que Lady Chatterley, pero es que hace muchísimo que la leí.
      Besos

      Eliminar
  9. Hace tiempo leí un relato de Lawrence y la verdad es que me gustó muchísimo, pero no he leído nada más de él desde entonces. Pienso ponerme antes con El amante de Lady Chatterley, pero el que reseñas tiene pintaza, qué historia!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia que no pasa de moda, a lo mejor Lady Chatterley ya no nos escandaliza y la novela pierde un poco por ello.
      Besos

      Eliminar
  10. Ay, este libro tiene una pinta estupenda!! Me ha gustado mucho, mucho todo lo que cuentas. No he leído nada de este autor, pero puede estar bien empezar por este libro. Me lo apunto para más adelante :)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás si lo lees, Lawrence está un poco olvidado pero es un autor a tener en cuenta.
      Besos

      Eliminar
  11. Todavía no he leído nada de este autor, pero no sé si empezaría por este o por El amante de lady Chaterley. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amante de Lady Chatterley tiene la fama, pero personalmente me ha gustado más Hijos y amantes. Si te animas me cuentas.
      Besos

      Eliminar
  12. Soy muy fan d este autor así que me ha encantado ver tu reseña. Estoy contigo es arduo de leer por momentos, tienes que estar concentrado en la lectura pero acabas con una sensación de haber leído algo estupendo y sobre todo que sabe descifrar muy bien la naturaleza humana y eso tiene para mí un gran mérito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Describes muy bien lo que sentí al terminarlo, ya estoy deseando encontrar Mujeres enamoradas, la que dicen que es otra de sus grandes novelas ;)
      Besos

      Eliminar