jueves, 23 de junio de 2011

El legado de Caín (Wilkie Collins)


Un asesinato. Un juicio. Una condena. Una mujer, madre de una niña, es ahorcada. Así se disponen las primeras piezas del engranaje que constituye El Legado de Caín. Helena y Eunice no son hermanas, aunque no lo saben. Una es la hija de la asesina, la otra de un predicador. Ambas se adoran. El destino, sin embargo, les deparará una sorpresa: ambas se enamorarán del mismo hombre. ¿Puede el amor trocarse en odio? ¿Puede eso odio conducir al crimen? Y si es así, ¿Cuál de ellas se sentirá impulsada a cometerlo? ¿La que lleva en sus genes las características que quizá impulsaron a su madre al asesinato, o la hija de un clérigo obsesionado por la piedad y la rectitud de conciencia?

Contar más de la trama sería estropearla a quién no la haya leído, como es habitual en Collins nos encontramos ante un folletín, con personajes muy carismáticos y un misterio para ser resuelto.

Personalmente, la historia me ha enganchado mucho por la intriga que la rodea, aunque por una vez ¡he deseado que ganaran los malos de la historia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario